martes, 24 de abril de 2007

Lamento el retaso, espero que nadie se moleste por no poder aguantar siempre el ritmo de dos artículos por semana. Haré lo que pueda.

Continuo luchando con el HDD y de momento gana el. Los programas de diagnostico y reparación fallaron uno tras otro, así que he decidido recurrir a la artillería pesada: un formato de bajo nivel. En estos momentos el Low Level Format Tool v2.36 lleva cuatro días dándole caña y apenas a llenado la mitad de la barra de progreso, lo cual no es buena señal.

Baje el HDD Regenerator y lo puse a trabajar, pero la versión de prueba solo restaura el primer sector dañado. Cuando me di cuenta llevaba 12 horas funcionando y miles de sectores defectuosos encontrados. Probaré con versiones craqueadas.

También probé el System Rescue CD, tipo liveCD, pero no me aclaré con el.

Lo malo de todo esto es que casi todas esas herramientas las tengo que hacer funcionar desde el equipo de sobremesa, lo cual esta retrasando mi migracion a Ubuntu.

No todo son malas noticias, por un lado a caído en mis manos un ordenador obsoleto (un pentium 2) y aunque ninguno de sus componentes sirven para el proyecto si puedo utilizarlos con la placa VIA y que sea ella la que pelee con el HDD, dejando libre el de sobremesa para poder convertirme, por fin, en un linuxero. Y en el peor de los casos, si el HDD de portátil no es mas que un trozo de hierro, utilizaré el del pentium 2 para continuar desarrollando el proyecto hasta que pueda comprar otro disco duro de 2.5 pulgadas.
Todo lo que no pueda aprovechar de este trasto lo subastaré en ebay, así aumentaré un poco el presupuesto, que en estos momentos está temblando.

Parece que al final si que tendré pantalla TFT de 10,4 pulgadas, comprada por ebay a una tienda alemana por 67 euros (mas 20 de portes), lo que también me liberará de tanto cambio de cable (tener 2 ordenadores y solo un monitor es un rollo). Ademas, una vez tenga la pantalla podré empezar a pensar en la carcasa y en como distribuir todo dentro.