jueves, 20 de enero de 2011

Esto no tiene nombre.

¿Alguno de mis lectores sabe lo que es el "carpfishing"?, no, no tiene nada que ver con la informática... y por el único tio que conozco que lo practica tampoco tiene nada que ver con la inteligencia, un cariñoso saludo para el Oli.

Bueno, pues este deporte se trata de pescar carpas en lagos o pantanos. Unas carpas enormes, pueden pesar más de 20Kg, y feísimas aunque inofensivas (por que no tienen dientes, que si los tuvieran no habría nadie que tuviese huevos a acercarse a un bicho de esos). Para más inri no son comestibles.

Resulta que una de las tretas para pescarlas es echarles comida varias veces en un mismo punto para que se acostumbren y luego tener más posibilidades al echar la caña. Hablamos de tirar kilos de cebo y existen varios métodos.

¿Y a que viene todo este rollo?, pues que uno de los métodos de tirar cebo consiste en acercarlo al lugar elegido con un "barco" de radio control, un "baitboat" en la jerga. Y aquí es donde entro yo, no como pescador ni como inventor, si no como asesor de un proyecto de construcción casero de un baitboat.

En otras circunstancias ni lo mencionaría, por que ayudar a un colega solo dándole información y resolviéndole dudas no es algo de lo que presuma, lo hago encantado. Pero es que esto en cuestión lleva ya TRES AÑOS dando vueltas y por fin hace poco echamos el invento al agua, y no solo flotó, si no que hizo varios viajes hasta el centro de un estanque y soltó en el unas cargas de piedras.


En esta foto puede verse el engendro en cuestión, tolva trasera incluida, listo para su botadura.

De verdad que la cosa na pasaría de aquí si no fuera por la historia de todo este proyecto; tres años de desarrollo, tres prototipos (dos de los cuales llegaron a las pruebas de flotación), una docena de ideas para el mecanismo de descarga, horas de teléfono, varias reuniones de producción (siempre en horas de almuerzo)... y yo solo aporté ideas y conocimiento, imaginaos la currada que se ha pegado el Oli.


Todo bien ordenado dentro del bicho

El primer prototipo era una "barcaza" de fondo plano, fabricada en madera revestida de fibra de vidrio y acabada en gel-coat lijado. Hubiese resultado indestructible, pero resultó ser muy inestable... por el fondo plano.

El segundo prototipo, mi preferido, era un catamarán con dos tolvas entre los cascos. En mi opinión el mejor diseño de todos, estable y el más funcional al poder hacer dos descargas. Pero mi colega hizo los cascos demasiado estrechos y se encontró con que las baterías que debían ir dentro de ellos no había forma de meterlas.

Por último llegamos a la "zodiac" de piezas de PVC que se ve en las fotos.


A la izquierda el asesor, yo, a la derecha el inventor, Oliver, muy contentos.

La verdad es que Oli se ha ganado mi respeto por su perseverancia con este proyecto, le ha dedicado mucho esfuerzo y mucho tiempo y no se ha dejado vencer por los contratiempos. Yo soy de los que emprende un proyecto con muchas ganas y lo abandono con la misma velocidad cuando surgen contratiempos o cuando la cosa dura demasiado.